En la región ha llovido un 30% menos de lo normal desde octubre

Turistas con paraguas este miércoles en la Plaza Mayor de Cáceres./Lorenzo Cordero
Turistas con paraguas este miércoles en la Plaza Mayor de Cáceres. / Lorenzo Cordero

La media en el año hidrológico es de 538 litros a estas alturas del año, pero solo se han recogido 375 en los últimos 10 meses

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

En el conjunto de España ha llovido poco pero el dato es aún peor en el caso de Extremadura. La región llega a agosto con un 30,8% menos de precipitaciones acumuladas respecto al año pasado por estas fechas.

Un invierno seco y una primavera igualmente poco alegre en cuanto a agua dejan un panorama inquietante, porque tendría que producirse un septiembre extraordinariamente lluvioso para impedir que el año hidrológico que se va a cerrar en mes y medio sea uno de los peores de la historia reciente. En agosto, salvo que haya tormentas, no se contempla la posibilidad de lluvia y menos de forma apreciable.

Más que cumplido el ecuador del verano, el balance de precipitación acumulada para el año hidrológico es muy negativo. De media, según la estadística de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se han registrado en la comunidad autónoma 365,3 litros por metro cuadrado desde octubre.

La serie histórica sostiene que lo normal en el conjunto extremeño es que se hubieran recogido 528 litros a estas alturas del año hidrológico. Esto es, ha caído un 30,8% menos de lluvia de lo que dicta la media regional.

Extremadura, junto a gran parte de Castilla y León, Madrid, Castilla-La Mancha y Murcia, se sitúa por encima del 30% menos de precipitaciones respecto al año pasado. Los efectos sobre los embalses (con un 31% menos de agua embalsada) y la ganadería son ya visibles. En cuanto a los agricultores de regadío, tienen agua garantizada para acabar sin problemas esta campaña.

Datos de julio

Otro dato interesante hace referencia a las temperaturas. El pasado mes de julio terminó siendo un mes sin apenas variaciones respecto a lluvias y temperaturas. Según el avance climatológico mensual de la Aemet, el mes comenzó con una «primera decena fría».

Este primer periodo fresco tuvo una interrupción corta, pero brusca, el día 11, en el que las temperaturas alcanzaron las máximas del mes con 41,6° grados en Mérida y Navalvillar de Pela. El segundo episodio de altas temperaturas fue más largo, entre el 18 y el 24, aunque en zonas del este comenzó días antes.

En su conjunto, la temperatura media de julio fue de 25,8º en Extremadura, inferior en 0,4ºa los 26,2º que se registran en promedio en este mes veraniego.

En cuanto a lluvias, destacan las tormentas que se produjeron el día 8 de julio en puntos del norte de Cáceres. Lluvias que llegaron acompañadas de la granizada que se registró en Tornavacas. con 17,8 litros en ese municipio del Valle del Jerte.

Este miércoles llovió débilmente. Lo más destacado fueron los 3,2 litros de Piornal y los 2,1 de Plasencia

En los días finales de este periodo cálido también se produjeron tormentas en la franja oriental de la región, que fueron localmente intensas y acompañadas de granizo.

Según los datos de la Aemet, el día 22 se registró la precipitación máxima de este mes en Madrigal de la Vera con 24,4 litros por metro cuadrado. La precipitación media regional en Extremadura durante julio fue de solo 2,4 litros por metro cuadrado. Prácticamente lo mismo que la media histórica (2,5 litros).

Este miércoles, una difuminada borrasca oscureció los cielos extremeños y propició algunas precipitaciones. Como era previsible, apenas sirvieron para mojar el suelo, en el mejor de los casos. Así, en Piornal se contabilizaron 3,2 litros; 2,1 en Plasencia, 2 en Tornavacas; 1,4 en Garganta la Olla y 1,2 en Aliseda.

Para este jueves, la Aemet prevé de nuevo cielos despejados y un aumento notable (entre seis y ocho grados) de las temperaturas máximas.