El PSOE de Zalamea lanza un comunicado para aclarar unas declaraciones del actual alcalde, José Antonio Murillo

Maribel Tena
MARIBEL TENA

La Agrupación local del PSOE de Zalamea de la Serena ha lanzado un comunicado en relación a las últimas declaraciones del alcalde del PP de Zalamea de la Serena, José Antonio Murillo.

Según expresan en el mismo, «los y las socialistas de Zalamea hemos primado el trabajo en el Ayuntamiento que la publicidad, pero como se suele decir 'a hablar no obligan, pero a contestar sí'. Y desde luego no vamos a aguantar que el nuevo alcalde mienta».

En ese sentido, continúan, «el nuevo alcalde dice que la situación económica es «muy mala», y desde el PSOE de Zalamea podemos demostrar que es la mejor que ha tenido el Ayuntamiento en los últimos 25 años. Cuando José Antonio Murillo deja el Ayuntamiento en 2015, la deuda de préstamos a entidades bancarias era de 866.919,03€, las operaciones de tesorería con bancos de 253.725,00€, y con proveedores de 35.766,67€. En total una deuda de 1.156.404,70€. En la actualidad, a fecha de 25 de agosto la deuda es CERO, sólo debiéndose deuda a proveedores que asciende a 83.478,18€, teniendo en cuenta que la gran mayoría son facturas que han ido llegando en estos días del teatro. Lo que quiere decir que hemos amortizado 1.120.644,03€ de deudas con bancos que él, como alcalde, dejó en el pueblo».

«En ese tiempo hemos llegado a tener al 1 de enero de 2022 un remanente positivo para gastar, con mayoría del pleno, de 951.952€. En la actualidad, quedan 277.808,45€, ya que el resto se ha comprometido para la realización de diferentes obras, aprobadas en pleno. Como son aportaciones al polígono industrial, la urbanización del olivar de los arenales, asfaltado de acceso al centro de salud hasta la circunvalación, asfaltado de camino de Arenales, arreglo del camino de Docenario, etcétera», explican.

Por todo esto, el grupo socialista reta «al nuevo alcalde públicamente a que desmienta esos datos. Es curioso que se queje de que no están los presupuestos aprobados, algo de culpa tendrá, ya que no los ha querido aprobar, habiendo tenido que funcionar con presupuestos prorrogados desde 2019. Parece ser que ahora tiene mucha prisa, la misma que culpa en su NO aprobación, ya que ha contado con un concejal más que el equipo de gobierno durante éste último año. Tampoco se le conocen alternativas al presupuesto. Ha utilizado el NO por el NO, demostrando poca empatía con la anómala situación y rozando la irresponsabilidad, ya que suponemos que cuando alguien se presenta a las elecciones es para mejorar la vida de la gente de su pueblo».

Para finalizar el comunicado, hacen referencia a que «hablar de dos folios de problemas, suena a chiste. Él dejó, y lo sabe, una libreta entera de problemas. Pero es lo habitual en un Ayuntamiento, las dos alcaldesas que han estado en funciones han tenido más problemas, y cuando se solucionaban esos dos folios, aparecían otros dos, pero es lo normal en cualquier alcaldía de cualquier pueblo de España, ya que se trata de solucionar los problemas de los vecinos y vecinas en la medida de lo posible. Por cierto, estas personas lo han hecho con muchísima dedicación y sin cobrar un solo euro», concluyen.