El profesor que une Zalamea con la Luna

El profesor que une Zalamea con la Luna

Este maestro en un colegio de Sevilla, que pasó su infancia en Badajoz, desempolva la historia de la patrona de los astronautas | Herminio Rodríguez logra que su clase hable por radio con la Estación Espacial Internacional

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Pasó muchas noches de verano mirando las estrellas desde el patio de su casa, en Zalamea de la Serena, con su padre. Los dos Herminios Rodríguez solían hablar del firmamento. A su hijo se le quedó grabada la pregunta que durante tantos años se hacía su padre en voz alta: «¿Quién habrá hecho esta bóveda tan perfecta?».

La duda retumba ahora en la cabeza de Herminio Rodríguez hijo, que vive a caballo entre Alcalá del Río (donde reside) y Torre de la Reina (donde trabaja). En 1993 se fue a Sevilla para estudiar y allí se sacó su oposición de maestro. Aunque mantiene su casa de Zalamea. Él es el nexo entre este pueblo de la Serena y la luna en una historia curiosa que le está llevando a los periódicos nacionales y las cadenas de televisión. Hay que ir por partes.

Es maestro en el colegio público Nuestra Señora del Carmen. El curso pasado, cuando sus alumnos estaban en quinto de Primaria, les explicó el sistema solar. Y en Lengua les enseñó a redactar cartas y correos electrónicos.

Al hablar con Herminio Rodríguez uno se da cuenta de que es muy inquieto y activo en apenas dos minutos de conversación. Así se entiende que buscara la dirección de la NASA y que encargara a sus alumnos dirigir la carta a la agencia estadounidense para el espacio. Buscó la dirección y se encontró con dos lugares: Washington y Madrid. Nadie respondió a las misivas enviadas a la sede americana, pero sí lo hicieron desde la española. Les han prometido enviar los trabajos que metieron en sus cartas en la próxima misión que hagan al espacio profundo con dispositivos no tripulados.

Esa respuesta supuso una revolución en su colegio de apenas 200 alumnos de una pedanía de la localidad sevillana de Guillena. Motivó a toda la clase. Herminio Rodríguez pensó en dar un paso más y se puso a mirar por Internet. Encontró un centro de Jaén que había contactado con astronautas en plena misión a través de radio. Así supieron de la red Ariss, una organización que desde su sede en California pone en contacto a las escuelas que presentan el mejor proyecto con astronautas de la estación espacial. Para los centros europeos la selección se hace en Roma.

Herminio Rodríguez no lo dudó y envió un proyecto que involucraba a todo el colegio con la esperanza de lograrlo, pero también con muchas dudas porque entran centros de todo el continente. Su sorpresa llegó antes de verano. Es uno de los tres colegios españoles seleccionados. Los otros están en San Sebastián y Mallorca.

El premio consiste en hablar con los astronautas cuando estén en la Estación Espacial Internacional (ISS en inglés) a mediados de 2019. Podrán hacerlo gracias a la Unión de Radioaficionados de Sevilla.

Este reconocimiento ha servido como otro acicate. El colegio dedica al espacio gran parte de las actividades complementarias y gracias a este premio están atrayendo a gente que Herminio Rodríguez nunca pensó en conocer. Hace apenas unos días les dio una conferencia Jorge Pla, que es investigador en Ciencias Planetarias en Centro de Astrobiología (Csic-Inta, asociado a la Nasa) y miembro de tres misiones de Nasa a Marte.

Mientras avanzaba en esta experiencia educativa, en la cabeza de Herminio Rodríguez retumbaba una leyenda que le contaba su suegro de su pueblo, Pozoblanco (Córdoba), de hace medio siglo. Ahora el maestro que se crió en Zalamea ha conseguido desempolvarla y darla a conocer.

La localidad cordobesa tiene la Cofradía de la Virgen de la Luna. Hace más de 50 años, uno de sus hermanos oyó por la radio que el hombre iba a llegar a la luna. Sin comentarlo con nadie, envió cartas a los tres astronautas antes del lanzamiento. Les ofreció su virgen como patrona y les envió estampitas para que les acompañara en el lanzamiento.

Los astronautas y la Virgen

Aquella historia ha pasado de boca en boca por el pueblo y en su santuario, a los pies de una talla de la Virgen, hay una foto con los tres primeros astronautas que viajaron a la luna (Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins) firmada de su puño y letra.

Herminio González se puso en contacto con la cofradía, le presentaron a uno de sus actuales cargos, Juan García, y este le facilitó las respuesta por escrito que recibieron a las cartas enviadas a los astronautas. En ellas, el embajador en Madrid las agradecía y se comprometía a que los astronautas llevarían las estampitas, aunque estas no constan en los registros oficiales de objetos que viajaron en el Apolo XI.

El maestro quiere escribir un artículo en la revista de la cofradía, dado que el próximo año se cumplen 50 años de aquella gesta.

A raíz de esta historia, Herminio González ha entrado en contacto con el entonces jefe de operaciones de la NASA en las montañas de Robledo de Chavela en Madrid, Carlos González Pintado, y con el representante del único astronauta que sobrevive para ver si recuerda algo de esta «historia entrañable». Le han llegado noticias de que el ministro de Ciencia, el astronauta Pedro Duque, ha conocido el trabajo del colegio y la investigación en torno a la Virgen de Pozoblanco y que quiere acompañarles.

Para Herminio Rodríguez es increíble la cantidad de gente interesante que está conociendo a través de este proyecto y lo que está aprendiendo. Para él, que tiene 44 años, es una «aventura pedagógica con un carácter social muy fuerte y mucho significado para la educación».

A veces, de hecho, ni se cree que «un maestro de un pequeño colegio» esté dando tantos pasos alrededor de la luna. Es cuando piensa en su padre. En aquel guardia civil que le llevó a vivir su infancia en la provincia de Badajoz: Diez años en Campillo de Llerena, cuatro en Quintana, cinco en Villanueva de la Serena... y su punto de fijo de Zalamea de la Serena. Por eso se acuerda tanto de las estrellas que observaba con su padre en las noches de verano desde el patio de su casa. Tiene claro que el día que hable con los astronautas en la estación internacional les hará la misma pregunta que tantas veces escuchó a su padre: «¿Quién habrá hecho esta bóveda tan perfecta?».

Lo + leído

Top 50

Hoy

Extremadura

1

Vara destaca que el aeropuerto de Badajoz pasa de la inactividad a tener una importante oferta de vuelos

2

La devolución de la baja de maternidad sólo llegará al 7,5% de las mujeres

3

Renfe niega que hubiera un dispositivo especial para el regreso en tren de Ábalos

4

Extremadura tiene su Capilla Sixtina

5

Portugal se queja por tener que pagar para navegar por el Alqueva español

0 Comentarios

Patrocinada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos