Los extremeños se confunden 4 de cada 10 veces al usar los contenedores amarillos

Un ciudadano de Plasencia deposita varios envases en el contenedor amarillo. :: /HOY
Un ciudadano de Plasencia deposita varios envases en el contenedor amarillo. :: / HOY

El principal error de los usuarios es pensar que se puede tirar todo tipo de plásticos, y depositan juguetes o utensilios de cocina

JOSÉ M. MARTÍN

Llevan más de diez años en las ciudades extremeñas, pero los contenedores amarillos todavía no se utilizan bien. El 40% de los residuos que se depositan en estos recipientes no deberían estar ahí. Son los llamados 'impropios', en la jerga del reciclaje, y dificultan las tareas que se desempeñan en los siete ecoparques de la región.

En estas plantas de tratamiento de basuras se procede a clasificar los materiales y si llegan muy mezclados el volumen total de residuos que se puede recuperar es menor. «El contenedor amarillo está previsto para material muy homogéneo y su separación es sencilla», explica Antonio López, gerente de Ecoembes en Extremadura.

Más información

El principal error de los usuarios es identificar el contenedor amarillo como el de los plásticos, cuando está destinado a los envases, tanto plásticos como de metal. Así, los impropios más habituales son «utensilios de cocina, juguetes, chupetes o biberones», expone López, que reconoce que el porcentaje es muy elevado y que se mantiene relativamente estable pese a que se reduce año a año. Por ejemplo, en 2016 los impropios representaron el 47%, según informó en su día Gespesa, empresa responsable de los ecoparques regionales.

En los contenedores azules, que están pensados para papeles y cartones, también se detectan errores y se encuentran numerosos envases bricks.

Esto significa que los ciudadanos no tienen claro qué residuos deben ir en cada contenedor. Por ello, desde Ecoembes se aboga por el desarrollo de campañas de sensibilización y actuaciones como serigrafiar los contenedores con el tipo de residuos que se debe depositar en ellos. «También tenemos una aplicación para dispositivos móviles a la que se le puede preguntar dónde se debe echar cada residuo», indica el gerente regional de la organización.

Aumento

Pese al uso incorrecto de los contenedores por parte de algunos ciudadanos, en 2018 hubo un aumento de los envases domésticos reciclados en la región. Se llegó a las 24.805 toneladas, un 2% más que en 2017.

Por término medio, cada extremeño depositó 12,2 kilos de envases en el contenedor amarillo, casi un 12% más que el año anterior, y 13,2 kilos de papel y cartón en el contenedor azul, un incremento próximo al 13%.

Un total de 24.805 toneladas de envases domésticos se reciclaron en la región durante 2018

Para facilitar la separación de residuos y el reciclaje en la región, a lo largo del año pasado se instalaron 10.109 nuevos contenedores amarillos y 9.295 de los azules. Con lo cual, el 99% de los ciudadanos tiene acceso a la recogida de envases, según se afirma desde Ecoembes.

Por su parte, Pedro Muñoz, director general de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, considera que en la comunidad se siguen «dando pasos hacia una sociedad cada vez más comprometida con la economía circular y que es uno de los territorios más concienciados contra el abandono de residuos en la naturaleza». Muñoz hizo estas declaraciones en la presentación de los datos anuales que tuvo lugar ayer.

Igualmente, la Unión Europea está muy implicada con el reciclaje. Sus directrices obligan a que el 50% de todos los residuos municipales se reciclen en 2020 y que en 2035 se llegue al 65%. Por ahora, Extremadura está lejos de esas tasas y ronda el 40%.