La XVI edición de 'El alcalde de Zalamea' se presenta en Diputación de Badajoz con la expectación de la nueva directora

Los actores tras la rueda de prensa en Badajoz /CEDIDA
Los actores tras la rueda de prensa en Badajoz / CEDIDA

Olga Estecha ha declarado que este es un año de transición con algunos cambios pero que mantendrá la esencia de la representación ilipense

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Nueve días faltan exactamente para que la plaza de la Constitución, de nuevo convertida en una auténtica villa de mediados del Siglo de Oro, encienda sus luces e inaugure la XVI edición de 'El alcalde de Zalamea' los días 22, 23, 24 y 25 de agosto.

El proyecto cultural más desafiante que han encarado los ilipenses pasa el cuarto de siglo con novedades importante. Si el año pasado, la representación cumplía 25 años, siendo este un punto más de atracción, en este 2019 se unen varios factores que prevén que sea una de las ediciones más numerosas hasta ahora.

El más destacado ha sido el cambio de dirección de Miguel Nieto, tras su repentino fallecimiento, a Olga Estecha. La dramaturga cacereña, cogió las riendas de este proyecto el pasado enero.

Dentro de la campaña de promoción que cada año llevan a cabo desde la localidad, este mes de agosto, tras pasar por Cáceres, Mérida, llegaron a la Diputación de Badajoz para concluirla. Allí les recibió el diputado del área de Cultura, Francisco Martos, que ha declarado considerar esta representación como 'la madre del teatro popular'. «Desde aquí queremos que esta presentación sirva de homenaje a Miguel Nieto, el que fuera director de la obra durante estos 25 años por su trayectoria de calidad y excelencia que merece la pena destacar».

Miguel Ángel Fuentes, alcalde de Zalamea, declaró que la representación es más que una obra popular, y la definió como un recorrido histórico por las 26 ediciones «que han cambiado la idiosincrasia de un pueblo alrededor de ella».

Asimismo, el primer edil, en una ocasión más ha mostrado su satisfacción por el palmarés de premios y reconocimientos que la obra ha recibido en estos últimos años, el más destacado tuvo lugar el pasado noviembre, con la declaración de obra como Fiesta de Interés Turístico Nacional, un objetivo que lograron tras años de empeño y que supuso un reconocimiento al trabajo altruista que todo el pueblo hace cada verano. «Es un ejemplo de participación, implicación y corresponsabilidad ciudadana. Y también de igualdad por el esfuerzo de los vecinos y vecinas sin distinción de sexo, formación, edades y trabajos».

La concejal de Teatro, Florencia Sánchez, que estrena precisamente concejalía, puesto que antes no existía como tal, declaró que «esta representación merecía una entidad propia para el desarrollo de este evento». Además defendió que es un factor de desarrollo para la localidad, «llegándose a crear unos 50 puestos de trabajo en torno a la representación, además de las 5.000 personas que visitan estos días Zalamea».

Nos encontramos frente a una edición que, como era de esperar, presentará cambios con respecto a los más de veinte años anteriores y que ha generado mucha expectación para los seguidores de la obra.

«La base de los 25 años de la obras está ahí. Yo no la he borrado ni pretendo hacerlo, por eso no quiero que se genere un falsa expectativa sobre que la representación va a cambiar totalmente», declara Olga Estecha a Hoy Zalamea. Más que cambios, prosigue «hablo de una transición. Este año es transitorio, de adaptación hacia lo que si podemos enfocar en el futuro como un nuevo 'alcalde'».

Ahora sí, en materia de modificaciones, nos hace un pequeño adelanto. «Estéticamente se le ha dado un giro a la escenografía, antes había dos escenarios, ahora tenemos el mismo espacio pero repartido de distinta manera. Además ha habido ciertos giros en el guión que he considerado oportunos, hay personajes nuevos y dos actrices que eran villanas, actúan en el elenco con texto». Aún así reitera que el alcalde va a seguir siendo el mismo. «Las costumbres que llevan tanto años imperando no se pueden cambiar de la noche a la mañana, es un proceso lento y de mucho trabajo».

En cuanto a las actividades paralelas a la representación que cada año esos días se han organizado las tradicionales rutas turísticas guiadas por los enclaves más destacados de Zalamea, además de pasear por el mercado artesanal de la calle Feria, la presentaciones de libros o asistir a las actuaciones infantiles y de adultos de recitales en castúo, el sketch de las bolilleras y las lavanderas, el popular desfile de los Tercios de Flandes, la representación de 'El amor imposible de Doña Urraca' en el Castillo de Arribalavilla o el teatro breve en el Mesón de Crespo. Por último, informaron que como novedad, este año, la recaudación del domingo irá en beneficio de los enfermos de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (E.L.A).