Doscientos cincuenta corredores despidieron el año en la San Silvestre

Jose, enfermo de ELA, fue el encargado de inaugurar la carrera cortando la banda. :: /V.C.
Jose, enfermo de ELA, fue el encargado de inaugurar la carrera cortando la banda. :: / V.C.

En esta ocasión la carrera tenía un matiz solidario al colaborar en la lucha contra el ELA para la cual se recaudaron 1700 euros

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Como es tradición en la localidad el pasado 29 de diciembre se celebró la famosa carrera San Silvestre. En ella participaron un total de doscientos cincuenta corredores llegados desde diferentes puntos de la comarca. Todos se dieron cita en la Plaza Calderón de la Barca a las 17.00 horas, donde se estableció la linea de salida y la meta.

En esta ocasión, la carrera tuvo un matiz solidario para la lucha contra la ELA (Esclerosis lateral amiotrófica), a través de la asociación extremeña. Por ello, el importe de las donaciones voluntarias de los vecinos, junto con la recaudación del partido de fútbol y el concierto de Navidad, ascendió a 1700 euros y se destinaron integramente a esta causa.

Personas de todas las edades formaron parte de esta sexta edición de la prueba, que cada año mantiene intacto su número de adeptos. Desde 5 hasta casi 60 años cada participante realizó su recorrido correspondiente, adaptado a las condiciones físicas de los inscritos.

Como cada año fueron los más pequeños, agrupados en categoría chupetiín, los que inauguraron la prueba, seguidos por los benjamines, alevines y cadetes, en torno a las 17.30 horas el grupo senior ya estaba preparado en la línea esperando el pistoletazo de salida para completar el recorrido más extenso.

En esta ocasión la prueba volvió a realizarse por la tarde por las bajas temperaturas nocturnas que se dieron en la pasada edición y que supusieron un trastorno a la hora de esperar el resultado de las clasificaciones y la entrega de premios. «No dudamos en volver a realizarla en horario diurno para facilitar las condiciones a los corredores que participan», informa Santi Tamayo, cordinador del Servicio de Deportes del Ayuntamiento.

Premios

Al finalizar la carrera se otorgaron varios premios especiales en las siguientes categorías; mejor disfraz, mejor grupo disfrazado, grupo más animado y al último en llegar. Por otro lado, se repartieron regalos de juguetes y chucherías a los niños más pequeños incluidos en las categorías de ´chupetines´ y benjamines.

A su vez se entregaron trofeos al ganador en categoría cadete, a los tres primeros de categoría senior, a los dos mejores veteranos y a los dos mejores corredores locales, todos acompañados de regalos. Todos ellos en masculino y femenino.

Desde la organización muestran su satisfacción por el correcto transcurso de la carrera, que se desarrolló sin ningún incidente, y por el elevado número de participantes.

Un año más, además de los corredores ilipenses llegaron hasta la localidad participantes de los pueblos vecinos de Castuera, Higuera o Quintana.