La Cruz de mayo de las vecinas de 'la Carrera' consigue el primer premio

La cruz ganadora /CEDIDA
La cruz ganadora / CEDIDA

Un total de trece agrupaciones han participado este año en el tradicional concurso para mantener viva esta costumbre

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Un año más coincidiendo con la Feria de Mayo se ha celebrado el tradicional concurso de Cruces, en el que han participado más de una decena agrupaciones vecinales realizando diferentes creaciones.

El objetivo fundamental del concurso es conseguir que siga viva esta costumbre. Por eso, los vecinos prepararon durante los días antes al puente de mayo la ornamentación de una cruz mediante plantas florales y elementos naturales o de carácter tradicional, llenando de color las calles de la localidad. La cruz ganadora ha resultado ser la realizada por las vecinas de la avenida Carrera.

Una original cruz realizada con flores de todo tipo que desprendían frescura y aroma a los que pasan a su alrededor. Rosas y claveles multicolores lo adornaron, además de numerosas macetas que los propios vecinos han llevado para ganar en vistosidad. El montaje lo completaron dos pequeñas sobre fondo blanco situadas en las ventanas, hojas y pétalos esparcidos por el suelo que rodeaban a la cruz y unas palmas sobre la pared haciendo de telón de fondo. Por la elaboración, el magnífico resultado, el respeto por los elementos del entorno y el montaje de la cruz, el jurado les ha otorgado el premio.

La placa conmemorativa la entregó el alcalde de la localidad, Miguel Ángel Fuentes el pasado 13 de mayo a los ganadores, en el tradicional homenaje a los colonos que se realiza previo a la romería de San Isidro celebrada en Docenario.

Cuenta la tradición

El origen de las fiestas en honor a la Santa Cruz se pierde en el tiempo. En términos religiosos, parecen tener su origen en el hallazgo por Santa Elena de la cruz en la que murió Cristo, pero lo cierto es que el arraigo popular de la fiesta proviene de ciertas celebraciones de los romanos. Los libros litúrgicos contienen dos fiestas dedicadas al culto de la Cruz: por un lado la Invención de la Santa Cruz, que es precisamente la que se celebra el 3 de mayo, y la Exaltación, que es el 14 de septiembre, prácticamente el día más importante

para Zalamea de la Serena.

La Exaltación, conmemora la dedicación de las basílicas de Jerusalén, es una fiesta de origen oriental y no pasó a occidente hasta fines del siglo VII, a través del rito romano, la de la Invención de la Santa Cruz se conmemorada desde antiguo. En España aparece en todos los calendarios y fuentes litúrgicas mozárabes, poniéndola en relación con el relato del hallazgo por Santa Elena de la auténtica Cruz de Cristo.