Dos cofradías, con mucha tradición, visten la Semana de Pasión en Zalamea

Momento en el que los dos pasos se encuentran en la noche del Jueves Santo. /V. CENTENO
Momento en el que los dos pasos se encuentran en la noche del Jueves Santo. / V. CENTENO

El Encuentro de Jesús Nazareno con la Virgen de los Dolores el Jueves Santo es el momento que más expectación genera entre los ilipenses

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

La Semana Santa es una de las fechas más importantes del calendario cristiano en España. Se vive de manera intensa y con gran devoción en muchos rincones del país, entre los que se encuentra este municipio de la comarca de la Serena en el que también esperan con ganas vivir estas fechas rodeados de familiares y amigos.

La Semana de Pasión en Zalamea gira en torno a dos cofradías que son las que vertebran las distintas procesiones y eventos que se dan desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección. Hablamos de la 'Cofradía de Nuestra Señora Virgen de los Dolores y el Cristo Yacente', de tradición femenina y cuidada al detalle. Y por otro lado, la pasión y la fuerza representada en la 'Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno'.

Ayer, viernes 12 de abril, la localidad acogió un año más una de las tradiciones más antiguas que se recuerdan; el viacrucis del Viernes de Dolores. Encabezado por el párroco de la localidad, Manuel Moreno, junto a los feligreses, acoge el rezo de las 14 estaciones mientras se van recorriendo las calles del barrio de Arribalavilla. «Todas las estaciones la leyeron los fieles que nos acompañaron con una antorcha por las calles que rodean al castillo», explica Moreno.

El Domingo de Ramos tendrá lugar la procesión que anuncia el inicio de la Semana Santa. En la localidad, durante este día no procesiona ninguna imagen, puesto que es el párroco local el que representa la llegada de Jesús de Nazaret a Jerusalén, pasaje bíblico que refleja el inicio de la Semana de Pasión. «El trayecto es muy corto, el cortejo sale de la parroquia Nuestra Señora de los Milagros para dirigirse hacia la capilla del Cristo de la Quinta Angustia, donde finaliza». Antes de empezar la procesión tiene lugar la bendición de ramas de olivo, que después los vecinos portan durante el recorrido.

Emotivo 'Encuentro'

Los ilipenses esperan con devoción la llegada del Jueves Santo para vivir uno de los momentos más emotivos de la Semana ilipense. Este es el tradicional 'Encuentro' en el que la Virgen de los Dolores sale de la parroquia y tras subir la calle, llega a la Plaza de la Constitución donde se encuentra con Jesús Nazareno para continuar el recorrido los dos juntos.

Una de las particularidades que guarda la hermandad del Nazareno, que data de finales del siglo XIX según unos documentos recogidos en los últimos estatutos de la hermandad que hablan de 1885, es que no hay cuota establecida, si no que la manera de recaudar los donativos es durante esta procesión en la que vecinos y visitantes lanzan monedas y billetes al paso que después recogen los hermanos para sufragar gastos.

Por su parte, la procedencia de esta imagen se remonta a una historia de otro tiempo. «En 1936, pocos años después de llegar a Zalamea, el Nazareno fue enterrado en el patio del antiguo hospital durante los bombardeos de la Guerra Civil por Vicente López, un vecino», informan desde la hermandad.

Pero aunque la imagen tenga más de un siglo de antigüedad, explica que hasta hace relativamente poco esta solo la configuraba la cabeza del Cristo y una estructura en forma de cruz que simulaba el cuerpo. «Fue hace algo más de una década cuando el restaurador de Valle de la Serena, Juan José Minaya, que recuperó la cara y completó el cuerpo».

Por su parte, la cofradía de la Virgen de los Dolores gira en torno a su imagen que fue adquirida en el año 1947 por la familia ilipense Tamayo Romero. «La Virgen comenzó a posesionar ese mismo año, cuya junta rectora estaba formada únicamente por mujeres», explican desde la cofradía. Décadas más tarde, en los años 80, empezó a procesionar sobre unas andas más estables y trabajadas. Pero fue sobre el año 1995, cuando se comenzó a institucionalizar esta asociación como cofradía.

'El Silencio'

El Viernes Santo la Virgen sale en la procesión del Santo Entierro, siguiendo al Cristo Yacente que va en la urna delante del palio. «Otro de los momentos más bonitos es al finalizar esta procesión, cuando se coloca el paso en la plaza con dos cintas sujetadas por las hermanas de la cofradía y la gente pasa a besarlas».

Esta imagen vuelve a salir sola por la noche en la 'Procesión del Silencio', en la que los vecinos portan velas para alumbrar a la Virgen Madre, que ya procesiona en soledad tras la muerte de su hijo.

El Sábado de Gloria, a las 23.00 horas tendrá lugar la vigilia pascual de Resurrección, «el acto más importante de toda la semana y la celebración central del año cristiano, porque representa la resurrección de Jesucristo», asevera Moreno. A su vez, añade que esta celebración salpica al resto de domingos del año, que recogen la festividad de ese día.

Por último, el domingo se celebrará, a las 8.30 horas, la misa de resurrección y a continuación la procesión de 'La Carrerita', que simboliza el encuentro de la Virgen de la Aurora a hombros de una decena de mujeres con Jesús Resucitado, portado por hombres.

Este se llevará a cabo a la altura del 'Altillo', donde confluye la calle de Correos con la calle Feria, tras la cual se oficiará la misa de Pascua a las 12.00 en la Capilla del Cristo, que pondrá el punto y final a la Semana Santa ilipense de 2019.