El cementario recupera la misa del Día de los Difuntos y las flores a los deudos

Maribel Tena
MARIBEL TENA

El fin de semana del 31 de octubre y 1 y 2 de noviembre tuvo lugar la Festividad de Todos los Santos y Fieles Difuntos y, como todos los años, no se perdió la tradición de la afluencia de púbico al cementerio.

Durante esos días, fueron cientos de vecinos los que se acercaron al camposanto para visitar las tumbas de sus familiares y llevarles flores.

Para que todo transcurriera con normalidad, el Ayuntamiento de Zalamea ultimó los preparativos para facilitar las visitas al Cementerio Municipal.

Así, durante el viernes 29, sábado 30 y domingo 31 de octubre las puertas del Cementerio Municipal estuvieron abiertas en horario de mañana de 9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:30 horas. Por su parte, el día 1 de noviembre, Día de Todos los Santos; y el día 2, Día de los Fieles Difuntos; abrió en horario ininterrumpido de 9:00 a 18:30 horas.

Además, se produjo un cambio respecto al año pasado, y es que en esta ocasión sí se celebró la tradicional misa en el cementerio el 2 de noviembre, Día de los difuntos, a las 17:00 horas.