Cáritas Zalamea: «trabajamos por y para los más necesitados de la localidad»

El taller de la mujer que realizaron el pasado diciembre /CEDIDA
El taller de la mujer que realizaron el pasado diciembre / CEDIDA

Desde su junta directiva nos han explicado cómo se organizan, y las actividades que fomentan para lograr una sociedad más justa

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Cáritas una organización oficial dependiente de la Iglesia Española, pero lo cierto es que tiene sedes repartidas por todo el país que realizan labores humanitarias y sociales destinadas en su mayoría a las personas con menos recursos. En Zalamea esta sede la forman un total de 21 miembros que ocupan los diferentes puestos organizativos.

Las actividades que realizan desde aquí son constantes, donde destacan el reparto de alimentos que llega desde el Banco de Alimentos de Badajoz para las familias con menos recursos. Pero su programa no se resume solo a eso, puesto que organizan con frecuencia talleres realizado por mujeres. El último tuvo lugar este pasado diciembre y consistió en la realización de manualidades navideñas como velas, originales tarros, muñecos de peluche, cajas y adornos para los árboles, cuya recaudación fue íntegramente a Cáritas.

«Fue una experiencia muy enriquecedora porque te das cuenta que la gente es más solidaria de lo que a veces pensamos y conseguimos recaudar una cantidad decente para la organización», expresó una de las asistentes.

La presidencia de cáritas siempre la ejerce el párroco de la localidad, en este caso Manuel Moreno. Bruno Caballero es el coordinador que supervisa las distintas actividades que se llevan a cabo, además también está Rosa María Galán como secretaria y Jorge Salazar como tesorero junto con cinco vocales. Todos ellos se encargan que el servicio de la sede de Zalamea funcione correctamente.

«Con nuestro trabajo pretendemos dar respuesta a la pobreza y la erradicación de la exclusión social, sabemos que es complicado, pero por ello estamos siempre al servicio de los más desfavorecidos», explica Bruno Caballero.

Desde la sede de cáritas, establecida en la calle Hermanas de la Cruz número 16 de Zalamea, este grupo de voluntarios trata de dar solución a los problemas que pueda sufrir cualquier vecino de la localidad, en especial los más necesitados, y a aquellas personas que presenten un conflicto asistencial, económico o de vulnerabilidad de los derechos humanos. «Nuestra intención es que no se sientan solas si atraviesan un mal momento propiciado por cualquiera de las causas antes expuestas. Les apoyamos, asistimos y si es necesario denunciamos la situación».