La Asociación de Discapacitados de Zalamea celebra las I Jornadas sobre Accesibilidad y Cultura

La mesa redonda celebrada en las jornadas /CEDIDA
La mesa redonda celebrada en las jornadas / CEDIDA

Participaron el director de ONCE Don Benito, trabajadoras y una usuaria de Alfaguara en Cabeza del Buey, el párroco ilipense, Cáritas local y miembros de Adypres

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

La Asociación de Discapacitados y personas en riesgo de exclusión social de Zalamea (Adypres) celebró los días 15, 16 y 17 de Octubre la I Jornada sobre Accesibilidad y Cultura. En esta se se llevaron a cabo dos actividades principales. La primera de ellas se centró en una exposición en la que los trabajadores reflejaron todas las actividades llevadas a cabo durante los meses de julio, agosto y septiembre en la asociación.

En segundo lugar, se realizó una mesa redonda donde se trataron diversos temas relacionados con la discapacidad y la integración. En ella participaron el Director de la Agencia Administrativa de la ONCE de Don Benito, Román Martínez, trabajadoras y una usuaria de Alfaguara de Cabeza del Buey, el párroco ilipense, Cáritas local, y miembros de Adypres.

Las moderadoras de dicha mesa fueron las trabajadoras contratadas por la asociación para llevar a cabo este proyecto. En términos generales la mesa redonda versó sobre conceptos como accesibilidad y sus tipos.

Para comenzar el coloquio, el director de la Agencia de ONCE de Don Benito, informó que el 12 de Octubre entró en vigor en España el tratado de Marrakech. «Este regula la propiedad intelectual o los derechos de autor para que cualquier libro pueda ser transcrito para que sea accesible a cualquier persona». Por ello, aportó datos sobre la accesibilidad de los libros y documentación actualmente, siendo de un 5% en los países desarrollados (5%) y de menos de 1% en los no desarrollados.

Por otro lado, aclaró en qué consiste la aplicación APOLO que la ONCE ha creado para los móviles. «Con ella se pueden narrar actualmente más de 6000 películas, para que las personas ciegas disfruten de algo que parece tan sencillo como ver una película, pero que al tener una discapacidad visual se complica mucho. Gracias a esta aplicación se podrán descargar la pista de audio y poder seguir la película mediante la audio descripción», relató Martínez.

Según palabras del director, los tiempos por suerte han avanzado mucho, y actualmente si una persona con problemas visuales va a ver una obra al Festival de Teatro de Mérida, puede acceder a ella mediante unos cascos en la que un profesional narra por completo la obra de teatro. Pero aún siguen encontrando dificultades para poder acceder al recinto.

Por su parte, expuso que de manera habitual las personas con discapacidad visual siguen encontrando dificultades en su movilidad diaria. «Si vas a una estación de tren o autobús y quieres comprar un billete o simplemente llegar a la taquilla y saber cuál es tu turno, son mensajes que llegan completamente por la vista», por lo que aún se debe avanzar mucho en ese aspecto, relató.

Reclaman mayor accesibilidad

«En el tema de las calles falta mucha adaptación y que existe una normativa específica para ello. Por ejemplo, distancia de las terrazas de los bares y las paredes para no obstaculizar el paso de una persona deficiente visual, coches mal apartado etc. Y el mayor problema que todo esto está regulado por lo que la pelota recae en el tejado de las entidades públicas».

Así pues, para concluir su intervención introdujo el tema de la accesibilidad electrónica. «Existe una normativa europea para regular la accesibilidad de los espacios web, pero a día de hoy, siguen existiendo páginas web de entidades públicas que no están adaptadas y no son accesibles para las personas ciegas.

De igual manera intervinieron las trabajadoras de Alfaguara que comenzaron haciendo un recorrido por su trayectoria, haciendo hincapié en las actividades que han venido realizando desde su inicio en el año 200. Entre sus objetivos y premisas principales se encuentran las de sensibilizar y concienciar a la sociedad de que las personas con discapacidad tienen el mismo derecho que las demás personas. «Estamos en continuo contacto con el ayuntamiento de su localidad para que mejore los accesos a los lugares públicos». En la actualidad, mencionaron que están llevando a cabo dos proyectos, uno de inserción laboral y otro de inserción social, así como talleres de memoria, relajación, autoestima o atención.

Así pues, dieron a conocer que realizan múltiples excursiones a sitios adaptados para que puedan participar personas con y sin discapacidad. En este punto, una usuaria de esta asociación caputbovense que acompañó la mesa, confesó sentirse muy cómoda dentro de la asociación y resaltó su implicación en todos los talleres que hacen, destacando por sus aficiones el de restauración.

De manera seguida, fue el turno del párroco local, Manuel Moreno, que centró su intervención en el tema de la discapacidad no visible que se da principalmente en los pequeños municipios con los prejuicios que ello conlleva. «Si no admitimos la realidad, difícilmente podremos trabajar en las mejoras de las deficiencias que podamos encontrar», recalcó.

Para finalizar, la mayoría de los ponentes coincidieron en la importancia que tiene el voluntariado a la hora de llevar a cabo cualquier actividad o iniciativa. «La conclusión, a la que llegamos tras las distintas ponencias, se centró en seguir trabajando en la sensibilización de la población en general y fomentar el voluntariado en las asociaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos