Arte y tradición en el V Encuentro nacional de encajeras de bolillo en Zalamea

Las encajeras durante la comida del encuentro /MARÍA FORTUNA
Las encajeras durante la comida del encuentro / MARÍA FORTUNA

Celebrado el pasado sábado acogió la participación de 278 encajeras de diversos puntos de la región, de Ciudad Real y de Córdoba

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Zalamea acogió el pasado sábado por quinto año consecutivo a encajeras de bolillos de numerosos puntos en el pabellón municipal de la localidad. Un encuentro ya consolidado gracias al empeño y al trabajo de la asociación ilipense 'Nuestra señora Virgen de los Dolores'.

Un total de 278 encajeras procedentes de dieciseis localidades de Extremadura, Ciudad Real y Córdoba, han tenido representación en este encuentro. Los autobuses, situados alrededor de las instalaciones, anunciaban desde las nueve de la mañana el popular evento que se estaba llevando a cabo en el interior.

Las participantes durante la quinta edición del encuentro
Las participantes durante la quinta edición del encuentro / MARÍA FORTUNA

Hinojosa del Duque, Guareña, Castuera, Don Benito, Obejo Cerromuriano, Cáceres, Montijo, Higuera, Torrecilla de la Tiesa, Villanueva de la Serena, Monterubio, Ronda de Calatrava, Quintana de la Serena, Zafra, Talarrubias y como no, Zalamea han sido las poblaciones que han tenido representación en este encuentro.

Según informan desde la organización, la reducción de asistentes se debe a la elevada edad de muchas de las participantes «que le impiden venir por movilidad y por el frío». Aún así explican que están muy satisfechos con el encuentro y que el año que viene organizarán la sexta edición de la actividad.

Bienvenida institucional

Durante la recepción de los asistentes, el alcalde de la localidad Miguel Ángel Fuentes, acompañado por el concejal de Cultura, Félix Huertos, y la concejal de Urbanismo, Amalia Galán, ofreció unas palabras de bienvenida a todas a todas las asociaciones. Asimismo, agradeció la colaboración de la asociación de encajeras ilipense por la labor de recuperación y puesta en alza del valor de este arte.

«Estamos encantados de organizar este encuentro y recibiros a todos y a todas, y como siempre digo nos gustaría que esta cita sea otra de las puertas de entrada que tenemos a Zalamea de tantas cosas, de todo lo bueno que tenemos que ofrecer en nuestro pueblo», declaró Fuentes. Asimismo, animó a la participantes a disfrutar del día y la convivencia «para que os llevéis la mejor de las experiencias y de las impresiones de Zalamea», concluyó.

Llegaron más de una veintena de peustos con materiales de costura
Llegaron más de una veintena de peustos con materiales de costura / MARÍA FORTUNA

Como cada año, además de las encajeras, también formaron parte de este encuentro una veintena de puestos de artesanía que no quisieron perderse la ocasión de mostrar sus productos y así favorecer también el flujo de ventas. Ya es tradición ver a comerciantes y artesanos llegados desde puntos de Tarragona, Cádiz, Cáceres, Badajoz, o Ciudad Real.

Asimismo, como en años anteriores, hubo visitas gratuitas por el patrimonio histórico de la localidad a cargo del servicio de turismo municipal. En este caso, un grupo de siete personas fue el que recorrió los lugares más emblemáticos que ofrece Zalamea.

Al llegar el mediodía las encajeras disfrutaron de un completo almuerzo compuesto por cocido, ensalada, fruta y natillas a cargo del Bar Julio y Melchor.

Precisamente el cocido fue uno de los temas más comentados entre las participantes puesto que resultó de mucho agrado tras su degustación. Asimismo, como años anteriores tras la comida se realizaron los tradicionales sorteos de productos cedidos por establecimientos del municipio.

En torno a las cuatro de la tarde, tras la jornada de despedidas finalizó la quinta edición del encuentro, eso sí, con la ilusión de volver a reunirse en año que viene atraídas por esta técnica de costura que cuenta con más de cinco siglos de tradición.