Agricultura crea una bolsa de tierras para cultivar 250 hectáreas de riego en desuso en Zalamea

Agricultor en una parcela de la zona regable de Valdecañas, en el noreste cacereño. :: /HOY
Agricultor en una parcela de la zona regable de Valdecañas, en el noreste cacereño. :: / HOY

Forma parte de una iniciativa que pretende aprovechar 4.618 hectáreas de regadío en la región que ahora mismo no son explotadas

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La Junta pone en marcha una iniciativa que pretende aprovechar 4.618 hectáreas de regadío que ahora mismo no son explotadas o son usadas por sus dueños para otros fines ajenos a los agrarios. La Consejería de Medio Ambiente y Rural ha creado la bolsa de tierras de regadío de Extremadura (Botrex) que permitirá que propietarios de parcelas y demandantes de ellas puedan contactar con más facilidad y cerrar un acuerdo. La bolsa se circunscribe a seis zonas regables de la comunidad que van desde el norte (Valdecañas), hasta el suroeste (Jerez). Suman en total 10.099 hectáreas de regadío pero el Ejecutivo de Vara señala que son 4.618 las que podrían forman parte de la Botrex.

«Hablamos mucho de poner nuevos regadíos pero la realidad es que ya tenemos zonas regables que apenas se usan. Regadíos hay pero no se utilizan. La bolsa busca acabar con eso. Es una oportunidad para propietarios de parcelas que quieren arrendarlas o venderlas y para los demandantes que quieren cultivarlas. Es un proyecto pionero con buenas expectativas porque hay demanda en determinadas zonas», resume Manuel Mejías, secretario general de Desarrollo Rural y Territorio.

«Tenemos parcelas inutilizadas desde hace años pero hay proyectos de explotaciones de frutales que ya se conocen aquí. Son muy interesantes y viables. Tenemos la tierra y el agua. Falta la iniciativa. La bolsa de tierras es una excelente herramienta para incentivar nuevas explotaciones», añade Virginia Borrallo, alcaldesa de Jerez de los Caballeros.

La zona regable de Jerez (sus pedanías de La Bazana, Brovales y Valuengo, antiguos poblados de colonización) es una de las incluidas en esta bolsa. Ocupa una superficie de 1.739 hectáreas. El resto de zonas regables son la de la margen derecha del río Salor (Valdesalor, con 721 hectáreas); la de Casas de Don Antonio (202); Olivenza (606); Zalamea de la Serena (251) y, singularmente, la de Valdecañas.

La zona regable de Valdecañas es la más grande, con 6.515 hectáreas. Incluye a los municipios de Saucedilla, Casatejada, Almaraz, Belvís de Monroy y Serrejón. Desde la Junta se incide que ya hay peticiones de tierras tanto de jóvenes agricultores como de empresas para desarrollar cultivos de frutales y olivar.

Lo que hace la Junta con la bolsa de tierras de regadío es recopilar, revisar y validar las ofertas y demandas de compraventa o alquiler de tierras. También informa sobre la disponibilidad de parcelas de regadío en las zonas y «facilitamos el encuentro entre ofertantes y demandantes. Aportamos además asesoramiento gratuito y seguridad jurídica», agrega Mejías. Hay que aclarar que las parcelas no son públicas sino privadas y que el Gobierno regional no interviene en los precios de arrendamiento o compra. Eso es asunto exclusivo de las dos partes.

Catálogo

En la bolsa de tierras de regadío se recoge un catálogo de fincas que son voluntariamente incorporadas a la bolsa por sus propietarios o titulares para que otros las pongan en explotación. En Botrex se publica también el listado de personas físicas o empresas que tienen interés en comprar o alquilar.

Finalmente incluye información particular sobre la parcela y la zona regable como sus características agronómicas y climáticas y las infraestructuras disponibles. Igualmente se aporta datos sobre las comunidades de regantes existentes.

Propietarios y arrandatarios

Requisitos de propietarios de tierras para arrendar o comprar. Pueden ofertar sus tierras quienes sean titulares de explotaciones agrarias y/o fincas ubicadas en la zona regable incluida dentro de la bolsa de tierras. Deben estar al corriente de pago de las cuotas u obligaciones con la comunidad de regantes siendo conveniente que estén las fincas inscritas en el Registro de Explotaciones.

Arrendatarios o posibles compradores de parcelas. Cualquiera que se inscriba en la bolsa a través de la web bolsatierrasregadio.juntaex.es. Podrán ponerse en contacto con los propietarios o titulares de las tierras mediante los datos publicados en la relación de parcelas ofertadas o bien a través de un modelo elaborado por la Junta en el que, aparte de datos personales, solo se requiere adjuntar fotocopia del NIF/CIF. Ese modelo se encuentra en la dirección web antes señalada.

La bolsa de tierras de regadío se presenta como un recurso más frente al abandono y la infrautilización de las tierras. Algunas de las zonas regables como la de Olivenza, por ejemplo, solo tiene en uso el 50% de su superficie de riego. «Hay gente que usa su parcela de regadío para pasar sin más un rato en el campo», indica la alcaldesa jerezana.

«Tenemos agua y sol para favorecer el desarrollo regional y para ser más dinámicos desde el punto de vista agroambiental y empresarial. Hay que aprovecharlo», agrega el secretario general de Desarrollo Rural y Territorio de la Junta.

«Tenemos esperanzas en conseguir eso sobre todo porque estoy convencido de que cuando se hagan las primeras compras o arrendamientos de tierras y se empiecen a cultivar se va a producir un efecto llamada para poner en valor otras parcelas de esas zonas», concluye Mejías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos