Se triplican las visitas a Cancho Roano a raíz de la última información en HOY

El artículo sobre su posible relación con la Atlántida según un documental de 'National Geographic', atrae de manera masiva a los visitantes

Yacimiento de Cancho Roano
TURISMO

Normalmente cuando más visitantes se acercan a Cancho Roano es durante el periodo escolar, ya que son muchos alumnos y alumnas de colegios e institutos de nuestra región, los que vienen a conocer este yacimiento. Sin embargo este mes de julio ha sido especial en lo que ha visitas se refiere.

Desde su inauguración y apertura al público para que pudiese ser visitado hace unos diez años, ha pasado de las 40.000 visitas, lo que vienen a ser unas 4.000 anuales. Sin embargo, a raíz del  artículo publicado hace unos días en HoyZalamea y también en la edición regional de nuestro diario, las visitas a Cancho Roano se han multiplicado por tres. Al parecer, nuestra información sobre Cancho Roano, ha despertado el interés de turistas y curiosos que a pesar de vivir muy cerca del templo nunca lo habían visitado.

En la propia zona hay muchos habitantes de municipios cercanos, incluso de esta misma localidad, Zalamea  de la Serena, que no han pasado nunca Cancho Roano. No les ha llamado la atención aunque hayan oído hablar de este hallazgo arqueológico y sepan dónde está.

Pero claro, lo de la relación con la Atlántida, es solo una teoría de un grupo de arqueólogos canadienses que creen que la Atlántida y Tarsis, la capital del reino tarteso, podrían ser la misma ciudad, que era precisamente la información que se podía leer en nuestro artículo. Sin embargo, lo sean o no,  lo que sí está claro, es que este monumento es un referente para conocer el periodo orientalizante y merece la pena ser conocido por los vecinos de la zona, y no solo como objeto de estudio, sino como algo único que tenemos en la comarca de La Serena.

Aunque si nuestra información ha servido para que este importante yacimiento, pueda ser visitado y conocido por muchas más personas, bienvenidas sean, seguro que una vez hayan contemplado los muros del propio monumento, como su Centro de Interpretación y su historia en sí, saldrán enriquecidas y satisfechas de haber conocido un monumento único en nuestro país.