De la aguja al pincel hay solo un paso

Antonia Faus Mena, bordadora de profesión y pintora por afición, ha pintado más de 200 cuadros y ha expuesto en diferentes puntos de la región extremeña y el país vasco

Antonia Faus en su estudio y uno de sus bodegones
GENTE CERCANA

Antonia es una ilipense que dejó Zalamea cuando tenía 20 años y se afincó en la ciudad guipuzcoana de Zarautz, allí se casó y estuvo trabajando como bordadora de costura hasta su jubilación, trabajo que le permitió conocer la aplicación de los colores y la luz en los dibujos que plasmaba en sus bordados.

Pero un día pensó que si podía bordar un complejo dibujo, también podría pintarlo, así que cambió hilos, agujas y bastidor, por lienzos, pinturas y pinceles para, pintar todos los cuadros que decorarían las paredes de su casa.

Desde entonces, y sin ningún tipo de enseñanza, comenzó a darle color a su imaginación, pintando todo lo que recordaba de su niñez, como por ejemplo a sus abuelos y padres, cuadros que guarda con especial cariño a pesar de haber tenido varias ofertas por ellos.

Se ha especializado en la técnica de oleo sobre lienzo y ha pintado más de 200 cuadros de todos los tamaños, motivos y estilos, bodegones, paisajes, retratos, animales,...pero eso sí, sin copiar nada, todo desde su imaginación. Afirma que lo que se copia no puede tener la misma importancia que lo que se imagina y no puede tener el mismo mérito.

Ha expuesto en varios municipios de la comarca y en la que fue su tierra adoptiva, Guipúzcoa. Sus cuadros se han podido observar en galerías de gran prestigio y algunos de ellos han sido adquiridos por grandes expertos y amantes del arte.

No le gusta salir demasiado de casa, prefiere encerrarse en su pequeño estudio y pasar las horas haciendo lo que más le gusta y mejor sabe hacer, pintar. Se declara admiradora de Murillo y Eduardo Naranjo aunque nunca copiará un cuadro de ellos.

Últimamente se está decantando por el estilo de pintura con espátula o de paleta, una técnica con la que también, según los entendidos, aplica los la luz, los  colores y marca el dibujo de  manera  magistral.

Una costurera que comenzó bordando sábanas, manteles y paños, para pasar a formar parte de los artistas que utilizan para plasmar su arte, pinceles, lienzos, habilidad e imaginación.