Seregio Reyes con su obra 'El secreto de Zalamea'
Seregio Reyes con su obra 'El secreto de Zalamea' / CEDIDA

Varios autores escriben sobre el municipio con motivo del XXV aniversario de la obra 'El alcalde de Zalamea'

  • El primer artículo ha sido redactado por el escritor Sergio Reyes, artífice de la obra 'El secreto de Zalamea'

"Que Zalamea de la Serena está llena de secretos maravillosos es, en sí mismo, y valga la redundancia, un secreto a voces. Un secreto que tuve el gusto de descubrir (por pura casualidad) hace ya unos cuantos años. Y hablo de descubrimiento porque supongo que no era fácil que, entre los mil y un encantos de una tierra tan amplia y acogedora como la de Extremadura, el azar atrajese a un murciano como yo hasta este hermoso rincón en noviembre de 2012. Un rincón al que he vuelto infinidad de veces desde entonces.

¿Pero cuáles son esos secretos de los que prometo hablar en el título de este artículo? Se trata de datos poco conocidos por el común de los españoles y que voy a desvelar a continuación.

Literatura: Lo primero que quiero destacar, desde mi faceta de escritor, y porque es el motivo de que esté usted leyendo estas líneas, es el importante papel literario de Zalamea de la Serena a nivel mundial. Y es que esta villa es el entorno en el que situaron una de sus obras el genial Lope de Vega, primero, y el no menos eminente Calderón de la Barca después. La obra a la que me refiero es la ya consabida “El alcalde de Zalamea”, una de las más celebradas y representadas del Siglo de Oro español.

Quizás sea este el menos secreto de los secretos que quiero desvelar hoy aquí, ya que el que más y el que menos ha oído hablar de “El alcalde de Zalamea”. Sin embargo, lo que pocos saben, ya que la versión más conocida de esta obra es la de Calderón, es lo que he adelantado en el anterior párrafo y es que hay una primera versión de Lope de Vega. Aunque debo añadir, eso sí, que no son idénticas. Al contrario, bien se cuidó Calderón de cambiar algunos aspectos, con intención, además, de mejorarla. Así que, para muchos, quizás ya les he mostrado un secreto ilipense.

Otro secreto, aunque cada vez lo es menos, es que, desde hace un cuarto de siglo, cada año, en el mes de agosto, tanto eruditos como aficionados pueden disfrutar de esta obra representada por los propios vecinos de la localidad extremeña. Un espectáculo digno de ver en su entorno y excelentemente resuelto por un vecindario que, si bien en su mayoría no son profesionales del teatro, actúan con tal profesionalidad que no tienen nada que envidiar a cualquier compañía teatral. Y es que se nota cuando se le pone pasión, ganas, ilusión y amor a lo que haces, y no le falta ninguno de estos ingredientes a los ilipenses que allí actúan.

Y hablando de literatura, por supuesto que otros autores hemos tenido presente a Zalamea de la Serena en alguna de nuestras obras literarias, aunque obviamente, sin acercarnos mínimamente (hablo al menos por mí) al nivel de estos dos grandes genios de la literatura española.

Sí, Zalamea fue uno de los lugares donde pasó parte de su vida nuestro ilustre humanista don Antonio de Nebrija. Y en esta villa fue donde este sabio redactó, ni más ni menos que la primera Gramática castellana. Gramática que, por cierto, sería también la primera de entre las románicas, por lo que serviría de modelo a otras gramáticas de otros idiomas. Casi nada.

Zalamea debe figurar, también, como un foco de sabiduría, de la mano de personajes como los anteriores literatos o como el mencionado Antonio de Nebrija, entre otros.

Historia: Aunque todo lo que he dicho hasta ahora sea de alguna manera historia, quiero hablar también de los yacimientos arqueológicos y monumentos históricos que salpican este territorio y que sorprenden al visitante primerizo, tal como me sorprendieron a mí cuando yo mismo lo fui. Es cierto que se puede disfrutar de diversos monumentos como el castillo de Arribalavilla o las diferentes iglesias de Zalamea de la Serena, entre otros, si bien quiero destacar, por su peculiaridad dos de ellos.

Empezaré por el Dístylo romano, un monumento funerario único en la Europa occidental. Sí, he dicho único, que ya es para mí suficiente secreto (secreto por desconocimiento, pues bien a la vista está) a tener en cuenta de esta especie de mausoleo gigante. El siguiente Dístylo más cercano lo tendríamos, agárrense fuerte, ni más ni menos que en Delfos (Grecia), y después en Siria. Algo único, por tanto, que no se puede dejar de contemplar con avidez y embeleso si se tiene la suerte de recalar en estas tierras.

En segundo lugar, pero no por ello menos importante, el templo tartesio de Cancho Roano (escenario principal de una de mis novelas). Un monumento que atestigua la presencia de tan legendaria civilización en tierras extremeñas y que (ojo al dato, que aquí viene otro secreto) ha sido relacionado por un investigador de la National Geographic con la misteriosa leyenda de la desaparecida Atlántida. Ahí queda eso.

El entorno y sus gentes: Y no quisiera terminar este artículo sin hablar de secretos que pasan desapercibidos hoy en día por el ritmo de vida ajetreado y estresante que esta sociedad nos obliga a vivir.

Uno de ellos es la paz. La paz del entorno, cuando paseas por las dehesas extremeñas que rodean Cancho Roano o por las calles tranquilas de la localidad. Un secreto inadvertido del que merece la pena disfrutar para reencontrarnos con nuestro yo, nuestra esencia y nuestro verdadero ser. Algo que se puede conseguir en otros sitios por supuesto, pero que también lo tenemos disponible, de manera especial, en Zalamea.

El otro secreto son sus gentes, amables, elocuentes, hospitalarias y divertidas que he conocido y que tienen miles de historias y anécdotas para quien quiera compartir con ellas un trocito de su tiempo... o de su vida.

En fin, estos son algunos de los secretos de Zalamea de los que quería hablaros en este artículo que he tenido el honor de escribir en apoyo del XXV ANIVERSARIO DE LA REPRESENTACIÓN DE EL ALCALDE DE ZALAMEA (1.994-2.018). De todos modos, los secretos, secretos son y como alguien dijo hace un siglo más o menos, en este país, si quieres guardar un secreto, lo mejor es escribir un libro. O un artículo, añado yo".

Sergio Reyes

HOY

HOYZalamea

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución bimensual gratuita de 1.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento
    • Anunciantes