El puente de la depuradora ya está transitable después de dos meses cortado

Había sido destrozado por la crecida del arroyo Cagancha que une Docenario con la depuradora de agua, ya ha sido rehabilitado.

El puente recientemente refomado (en la foto interior) después de la riada
OBRAS

La empresa Mego, encargada de la construcción y mantenimiento de la depuradora de aguas residuales de Zalamea de la Serena, ha reformado el puente destrozado por el arroyo Cagancha en una espectacular crecida el pasado mes de diciembre. El cauce del arroyo tuvo que ser desviado por operarios y maquinaria contratada por el ayuntamiento puesto que los ojos del puente quedaron obstruidos por la maleza arrastrada por el agua, provocando un desbordamiento que inundó algunas parcelas cercanas a la orilla del arroyo. El puente quedó impracticable, por lo que los vehículos que lo utilizaban, sobre todo para los desplazamientos a parcelas y fincas, tenían que hacer un rodeo de varios kilómetros.
Las obras han durado alrededor de dos meses, pero además de la rehabilitación del puente y el arreglo del colector de agua residual de Docenario, que también fue destrozado por la riada, se ha ampliado la anchura y el número de tubos de paso del agua para evitar nuevos atascos del cauce.