La labor educativa de la ACPP

Exterior e interior de una escuela
ACPP

La Asamblea de Cooperación Por la Paz es una ONGD sin ánimo de lucro, laico, independiente y defensora de los valores democráticos desde una opción de justicia social y económica. Desde su nacimiento en 1990, apuesta firmemente por el pacifismo, la tolerancia y el diálogo. Apoyamos a la sociedad civil, democrática y progresista de los países en vías de desarrollo generando organización local, fomentando la participación ciudadana y la búsqueda de alternativas para conseguir sociedades más justas y más democráticas, donde los beneficios del desarrollo se redistribuyan más equitativamente, dando el protagonismo a los agentes locales.

En Europa, ACPP quiere contribuir al desarrollo de una verdadera educación integral (una educación que no se limita a la transmisión de conocimientos, sino que además forma ciudadanos y ciudadanas) a través de nuestro trabajo en educación en valores, tanto en el ámbito formal como en el no formal. Entendemos la educación como un proceso que tiene en cuenta todos los aspectos de la persona y que busca generar conciencias críticas, personas comprometidas, con derechos y responsabilidades, en la construcción de una nueva sociedad civil global desde una acción local. Éste es el punto de partida de la red europea "Escuelas Sin Racismo. Escuelas para la Paz y el Desarrollo", un programa gestionado en España por ACPP. A esta red, en la actualidad, pertenecen más de 262 centros educativos españoles y 400 europeos.
Hemos querido plasmar en nuestro nombre los valores principales que impulsan nuestro trabajo. Por un lado, la cooperación con los países en vías de desarrollo desde la equidad de género y el desarrollo sostenible, fomentando el fortalecimiento del tejido asociativo de sus propias sociedades para que ellas mismas tomen las riendas del desarrollo. En este sentido nos separamos del asistencialismo y de la instrumentalización de las ayudas.
Por otro lado, la paz. Desde su nacimiento, a raíz de las manifestaciones pacifistas contra la primera guerra del Golfo, las actuaciones de ACPP están marcadas por los deseos de paz y la consideración de que el uso de la violencia sólo puede ser considerado como último recurso para evitar genocidios y violaciones colectivas de los derechos humanos.
Además de estos dos valores principales, nuestras actuaciones están siempre basadas en la equidad en el reparto de recursos, la orientación política progresista encaminada a un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente, la lucha contra la pobreza y el trabajo por la igualdad de género. En nuestro trabajo por un cambio en las relaciones Norte Sur apostamos por trabajar en ambos lados, y defendemos, a través de nuestros proyectos de acción social y educación para el desarrollo, los valores de tolerancia, convivencia, interculturalidad y solidaridad.

Tomaremos partido por la Paz, los procesos de reformas democráticas y la búsqueda del diálogo, contribuyendo a sensibilizar a la opinión pública nacional e internacional para que se articulen medidas de prevención de conflictos y se actúe desde los organismos internacionales en razón de la legítima injerencia por motivos humanitarios, cuando así lo demande la necesaria defensa de los derechos humanos fundamentales.

Queremos concienciar a la sociedad europea para que demande a sus representantes políticos acciones en defensa de estos derechos humanos esenciales.
Reforzaremos a las organizaciones vecinales, sindicales, profesionales y de mujeres, como actores fundamentales en los países en vías de desarrollo, así como el movimiento cooperativo en su gestión, administración y viabilidad económica.
Crearemos espacios de intercambio y reflexión entre las administraciones públicas y las organizaciones sociales.
Fomentaremos la integración social de los colectivos más desfavorecidos y trabajaremos con aquellos que buscan la transformación social y se muestran inconformistas ante la ausencia de libertades y la injusticia social.
Defenderemos lo público, lo colectivo, lo social, trabajando para fortalecer la sanidad y educación públicas (potenciando la participación de padres, madres, profesores y alumn@s); y mejorar el acceso de los ciudadanos y ciudadanas a los servicios básicos de vivienda digna, agua potable, transporte y empleo. También apoyaremos los procesos participativos de autoconstrucción de viviendas impulsando proyectos de conservación y distribución de los recursos hídricos.
Apostaremos por la "globalización"... de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas.
Reivindicaremos el papel de las organizaciones de mujeres como actores fundamentales de desarrollo.
Sensibilizaremos sobre la necesidad de proteger los recursos medioambientales y su compatibilidad con el desarrollo.