Zalamea continúa siendo referencia nacional por su polémica con la SGAE

Javier Paredes, alcalde de esta localidad, en una conversación a través de un programa de televisión con, 'Caco Senante', miembro de esta sociedad, aclaró que no debe pagar al SGAE porl la versión de Brines, puesto que el académico cedio los derechos

Emisión en directo de un programa de televisión nacional sobre la problematica con la SGAE
CULTURA

Algunas cuestiones como el cobrar a las peluquerías un canon por poner la radio en sus locales, reclamar derechos de recaudación en actos solidarios y una de sus polemicas más destacadas que es, intentar cobrar al ayuntamiento de Zalamea un porcentaje de la taquilla de su representación popular como es la obra 'El Alcalde de Zalamea', escandalizaron a la opinión pública. Al parecer, según la última información de esta sociedad, su director tiene la intención de renovar esta entidad con un nuevo decálogo, facilitando información más detallada sobre lo que hace la SAGAE, de cómo funciona el reparto económico, además de no realizar acción penal alguna contra usuarios individuales, solo lo harán contra empresas e infracciones masivas.
Recientemente, en un programa de televisión de 'Antena 3', Javier Paredes, actual alcalde de esta localidad, tuvo la oportunidad de contestar a 'Caco Senante', invitado en el mencionado programa y miembro de la SGAE, sobre los derechos de la versión de Francisco Brines. Senante indicó ante las cámaras que el Ayuntamiento de Zalamea no disponía de ningún documento firmado por el escritor en el que se reflejara la cesión de los derechos de autor, pero el alcalde argumentó en el directo que se estaba realizando desde Zalamea, que Brines, actualmente enfermo de alzhéimer, debido a su estadio no puede firmar ningún documento de cesión de derechos, sin embargo lo había hecho público cuando escribió la versión, adaptada también por Miguel Nieto, actual director de la obra, 'algo que la SGAE debería conocer'.
Así, esta sociedad ahora desea lavar su imagen después de polémicas mantenidas con empresarios y otras entidades, Zalamea continua siendo el ejemplo más destacado para que la SGAE realice una modificación en sus gestiones de recaudación.