La Charca de Zalamea al límite de su capacidad.

La presa de Zalamea, popularmente conocida como 'La Charca' ha tenido que aliviar agua en los últimos días debido a las últimas lluvias caídas en la zona.

La orilla de La Charca llega hasta el paseo que la rodea
ACTUALIDAD

Ni pluviómetros, ni cualquier otro sistema de medida de lluvias,... 'como la Charca, ninguno'. Es la mejor referencia para conocer la lluvia que ha caído en la zona. 'Si se ha llenado la charca, es que las lluvias han sido intensas', esto es lo que afirman los mayores de la localidad, y es que un año más, este embalse permanece repleto de agua, lo que significa que los parceleros de Docenario tendrán abundancia este verano para el riego de sus cultivos.

Pero no es solo causa de alegría el que 'La Charca' haya llegado al cupo de su capacidad, el pasear por sus orillas y verla llena es una gran satisfacción para los ilipenes, ya que este es uno de sus parajes favoritos para el esparcimiento y ocio. No en vano en los márgenes del embalse por las magníficas condiciones y bellas panorámicas que presenta, han proliferado las urbanizaciones y las edificaciones con carácter de segunda residencia. En el merendero y la casa rural, se frotan las manos porque al menos, la falta de agua no será impedimento para la visita de turistas como lo ha sido en años anteriores.
Aunque se trata de un lugar al que no faltan las visitas durante todo el año, es a partir de las fiestas de Semana Santa, cuando registra mayor afluencia de turistas, donde se puede disfrutar de la pesca el senderismo y del baño en las zonas habilitadas para ello.
Durante los últimos días, se han tenido que abrir las compuertas y aliviar agua, sin que esto haya incidido demasiado en la crecida del río Ortigas, ya que la lluvia aunque ha caído de manea considerable, no lo ha hecho de forma torrencial, habiéndose controlado mucho mejor las labores de alivio.